• La calidad de la parrilla gourmet de Uruguay atrae a 500 comensales por día

    El restaurant uruguayo, en el que finaliza el recorrido del pabellón, tiene como protagonista el fuego de una tradicional parrilla uruguaya, visible y accesible tanto desde el interior como desde el exterior del pabellón. La parrilla gourmet, alojada en la planta baja del pabellón, sorprende a los visitantes con un maridaje de primer nivel que conjunta cortes de carne premium, vinos, aceites de oliva, entre otros productos nacionales.

    La concesión del restaurante fue otorgada mediante licitación internacional a un consorcio conformado por los reconocidos chefs uruguayos Tomás Bartesaghi, Eduardo Iturralde, Rodrigo Fernández y Agustín Urrusty.

    “No hay nada más honesto y apreciado que un pedazo de carne a las brasas con papas y ensalada. Por eso tenemos éxito”, explicó el chef Rodrigo Fernández, mientras todo el staff del restaurante festejaba los 800 comensales que disfrutaron de los platos uruguayos el pasado sábado. Para los visitantes y expositores de la expo, ya no es novedad escuchar sobre la calidad de Uruguay Natural Parrilla Gourmet y día a día comensales de todo el mundo llegan a nuestro pabellón por recomendación unánime y con gran expectativa.

    Personalidades importantes de la Expo como el propio director general y reconocidos periodistas internacionales llegan a nuestro pabellón en busca de la famosa carne uruguaya. Según el célebre Corriere della Sera, de los 143 pabellones de la expo, Uruguay es el segundo mejor lugar para comer luego de Corea: “El Uruguay ha apostado a su carne a la parrilla y a la comodidad: se come sentado y servido, después de horas de caminar es un lujo.”

    Uruguay Natural Parrilla Gourmet apunta a la excelencia de sus productos y a un servicio de calidad y ya ha logrado posicionarse dentro de las ofertas gastronómicas existentes. En un entorno donde tantos pabellones apuntaron al Street food, el hecho de tener un restaurant con mesas, donde es posible sentarse a descansar en un ambiente acogedor es un punto muy fuerte que se ha traducido en un promedio de 500 comensales por día.

    Gracias a una materia prima de calidad Premium y la presencia de productos nacionales que conquistan los altísimos estándares de la gastronomía italiana, el restaurante tiene un valor agregado muy importante a la hora de transmitir nuestra identidad e imagen país. Tanto los comensales italianos como los uruguayos que nos visitan se satisfacen al comprobar la presencia de agua, vinos y aceites uruguayos en las mesas. Según el chef Tomás Bartesaghi, “uno como profesional y como cocinero que conoce los productos que hemos traído con un esfuerzo muy importante por parte de INAVI, los productores de aceites de oliva, INAC y Uruguay XXI, se siente orgullo porque es muy fácil defender esa mesa.”

    Cada extranjero que entra en el pabellón puede degustar lo que sería una típica parrilla de nuestro país, además de conocer el origen de los alimentos que consume. En un mundo que se dirige a un camino de ingredientes naturales, Uruguay ofrece carne que se cría a cielo abierto, que está libre de hormonas y está trazado en un 100%. Un producto que desde su origen, transmite cuidado de los alimentos y la calidad de vida.

    En cuanto a lo que más llama la atención del público, el chef Eduardo Iturralde dijo que “el corazón del restaurante es la parrilla”: el fuego a la vista juega el rol protagonista y es el principal atractivo, mientras que el aroma de la carne a las brasas abre el apetito de los visitantes a todas horas del día. En lo que refiere a las entradas, el provolone y las empanadas son muy bien recibidos, y la ensalada gaucha es la preferida al mediodía por esa combinación de frescura verde con la carne. Los cortes principales que se ofrecen son tres: filete de lomo, bife de vacío y el bife ancho, que es el más pedido, y el postre estrella es el flan con dulce de leche casero hecho por los mismos chefs.

    Uruguay sigue siendo un destino a explorar que se da a conocer a través de muchos aspectos. En la parrilla gourmet, la industria principal es la carne, el vino lo acompaña y los comensales quedan sorprendidos y entusiasmados con los productos que encuentran. “Mucha gente me ha dicho: ‘tengo que ir a Sudamérica y Uruguay es uno de los países que tenía en mente.’ Después de ver lo que transmitimos con el pabellón y el restaurante logramos convencerlos”, contó Fernández.

    En una expo que propone el tema de la alimentación en el mundo y el cuidado de la energía, junto a todas las experiencias que ofrece el pabellón uruguayo a los visitantes, la cocción a las brasas, el servicio de primer nivel y el ambiente acogedor típicamente uruguayo son claves. A menos de un mes de la inauguración, la parrilla gourmet Uruguay Natural ya se ha hecho un lugar en Expo Milán 2015 y continuará con su apuesta a la excelencia en los próximos meses con el apoyo de las instituciones uruguayas.

    Como expresó finalmente el chef Agustín Urrusty, “gracias a Uruguay XXI e INAC logramos montar un equipo profesional espectacular que tiene muchísimo empuje y trabaja muy bien, lo que se refleja en cada vez más comensales expectantes. La gente escucha hablar del pabellón de Uruguay cada vez más y eso, junto al producto espectacular que tenemos, es lo que hace al éxito.”